Spanish English French German Portuguese

sanandres min min

La foto San Andrés, Colombia por Giselle Trevisan, se distribuye bajo Licencia CC BY-ND 2.0.

Sentir la arena entre tus dedos, la suave brisa del mar al caer la tarde y disfrutar de un azul profundo que se difumina en la inmensidad no tiene precio. Este es un lugar colorido donde se vibra a través del reggaee, del coco loco y el carisma de su gente.

Es increíble la sensación al caminar entre palmeras inmensas, llegar a la barracuda para tomar la foto del recuerdo y escuchar a sus nativos de increíbles cabelleras que entre dos idiomas, el inglés y el español, te invitan a conocer la isla en un gran recorrido a la Cueva de Morgan y al Hoyo Soplador.

Imposible no dejarse atraer por su piscina de agua natural y vencer el miedo de tirarse desde un sencillo trampolín y mirar al vacío. Sus peces de distintos colores, esa fauna que te incita a no abandonar tu careta.

Indudablemente al llegar a San Andrés es imperdonable no dejarse tentar por esa pequeña isla que se divisa a lo lejos de ventanas y balcones de los hoteles, entre el ruido del comercio y los turistas. Y ahí está una de las más bellas experiencias, pequeñas lanchas conducidas por nativos descalzos, alegres, con sus singulares rastas y su buen sentido del humor que nos llevan hasta Jhonny Kay.

Ya al llegar a la Isla son sus fuertes olas, el delicioso olor a pescado frito y ceviche, que te hacen desear que el tiempo se detenga para simplemente disfrutar del sol, de la aventura y desconectarte del mundo. 

Así es San Andrés, un mágico lugar de Colombia, un lugar de aquellos que dices "no me puedo morir sin conocerlo", lugar favorito de excursiones, de enamorados y todo tipo de celebraciones, pero en especial, uno de los lugares favoritos para disfrutar del turismo de naturaleza.

Redacción: Carolina Palmezano
Edición: Verónica Tamayo